3/4/09

Pollo al ajillo


 Pollo al ajillo
Pollo al ajillo, con ajetes tiernos.
Ingredientes:
1 pollo de un kilo

12 ajetes tiernos
2 dientes de ajo
1 vaso de los de agua, de vino blanco
9 cucharadas de aceite de oliva
sal
Manos a la obra:
Limpiar de vísceras el pollo, quitar cuánta grasa sea posible y la piel, trocear obteniendo trozos uniformes, salpimentar y reservar.

Limpiar los ajos tiernos, lavar al chorro del grifo y reservar.
Ponemos una sartén al fuego con el aceite, fuego medio, añadimos el pollo y removemos para que toda la carne tome el aceite, dejamos freír unos quince minutos, removiendo de vez en cuando. Añadimos el vino, removemos y dejamos que el pollo fría con el vino unos diez minutos más. Agregamos los ajetes tiernos,enteros, dejamos freír unos cinco minutos más y apartamos. El pollo debe quedar jugoso y crujiente.
¡Buen provecho!

29/3/09

Puré de zanahoria


 Puré de zanahoria
Ingredientes:
1 kilo de zanahorias
2 puerros

1 cebolleta tierna
2 tomates rojos
2 patatas medianas
2 quesitos
200 g de jamón serrano
1 pastilla de caldo
6 cucharadas de aceite de oliva
1/2 litro de agua
sal
Lavamos y pelamos las zanahorias, las patatas y los tomates, los troceamos y reservamos. Limpiamos los puerros; sólo aprovecharemos lo blanco; la cebolleta y los partimos en mitades, reservando.
Ponemos una cacerola al fuego con medio litro de agua; cuando rompa a hervir agregamos la pastilla de caldo, los tomates, puerros, cebolleta, patatas, zanahorias, jamón y un punto de sal. Dejaremos cocer unos veinticinco minutos, cuando la verdura esté, apartamos la cacerola del fuego, añadimos los dos quesitos y trituramos todo consiguiendo una crema semiespesa, (si fuera necesario añadir algo más de agua deberá ser caliente para no interrumpir la cocción). Probamos, ajustamos de sal, añadimos las seis cucharadas de aceite de oliva mezclando bien con una varilla, y listo para comer.
Sugerencia-1: Este plato puede servir lo mismo como primero, que como para acompañar carnes o pescados a la plancha.

Sugerencia-2: se puede servir si ha de tomarse como primero, con una rebanada de pan crujiente o con pan frito y un chorreoncito de aceite de oliva; si se sirviera como acompañante, simplemente como su propio resultado final de elaboración.