Boletus reticulatus

 boletus reticulatus
El Boletus (boletus reticulatus), es un hongo de carne espesa y blanca, y de sabor ligeramente dulce similar al de las avellanas. Es pues, el Boletus un hongo comestible, absolutamente versátil en gastronomía, pudiéndose cocinar de muy variadas maneras, tantas como demande la inspiración del cocinero. Su hábitat natural son los bosques de pinos.
Siempre para recolectarlo es absolutamente aconsejable, si uno mismo no está seguro de si, consultar con personas expertas en micología, esto, siempre antes de consumir cualquier seta u hongo, en ello va la propia salud.
Para reconocer un Boletus observaremos que la coloración de su sombrero va del blanquecino al marrón oscuro y su borde nunca será amarillento, siendo su superficie aterciopelada y ligeramente rugosa. El himenio, unido al pie es en principio blanco tendente después a amarillento y posteriormente a verdoso. El pie, siempre ha de ser casi blanco o crema muy claro, ningún otro tono debe estar presente; su aspecto es grueso, compacto y sólido. Comúnmente, este hongo está parasitado, por eso será frecuente verlo surcado de galerías discretas, para nada esto impide su uso culinario.
Entre sus virtudes de pasarela, podríamos decir que el boletus es la joya de la corona del monte. Y entre sus virtudes gastronómicas, podemos decir que su tacto en boca es de una suavidad exhuberante.
Si hablamos de sus características morfológicas, podemos decir:
que su sombrero puede ser de hasta 20-25 cm. de diámetro, semiesférico, de margen casi pegado al pie haciéndose después convexo; su color marrón claro hasta oscuro uniforme.
El himenio, lo forman tubos casi libres, con un largo de entre 10-20 mm, primero blancos y posteriormente amarillentos.
El pie, tiene una longitud de entre 5 y 20 cm., y de 2cm a 8 cm. de diámetro. Más grueso en la parte media. Recubierto de una malla de retículos que se hacen más evidentes en la parte superior.
Su carne, es espesa y blanca, incluso debajo de la cutícula, tendiendo a amarillenta en la unión con el pie. Su olor, sin matices especiales y de un sabor muy característico tendente a dulce avellana.

Comentarios