2/9/09

Arroz meloso


 Arroz meloso
Arroz meloso
Ingredientes (para 4 personas)
½ conejo
4 puñados de arroz o cuatro tazas de las de café
12 espárragos trigueros gruesos o un manojo
½ pimiento rojo
1 cebolla grande o dos medianas
1 cabeza de ajos
3 hojas de laurel
1 cucharada de pimentón dulce
1 pastilla de caldo
4 cucharadas de aceite de oliva
1 diente de ajo
colorante o azafrán
Manos a la obra:
En una olla con un litro de agua, cocemos el conejo, previamente partido en trozos regulares, junto con una cebolla si es mediana o media si es grande, medio tomate rojo, la cabeza de ajos y las tres hojas de laurel más la pastilla de caldo y sazonado de sal. El tiempo de cocción si el conejo es de campo, en olla rápida, veinticinco minutos, si es de granja 15 minutos. Una vez cocido, separamos el conejo del caldo y lo reservamos; igualmente del caldo apartaremos y desecharemos el laurel y la cabeza de ajos. La cebolla y el tomate lo trituraremos junto con el caldo, siendo el resultado el fondo que usaremos para cocer el arroz.
En una sartén, sofreiremos la cebolla no usada en la cocción, picada; cuando empiece a estar pochada añadiremos el pimiento lavado y picado, sofreiremos y añadiremos un diente de ajo laminado; añadimos los espárragos lavados y cortados en trozos más un par de cucharadas de agua; al cabo de diez minutos añadiremos la cucharada de pimentón dulce y el arroz, entremezclando todo y cuidando no se queme el pimentón. En este punto, añadiremos el caldo de fondo reservado anteriormente, de forma gradual, empezaremos echando cuatro tazas y conforme el arroz nos vaya “pidiendo”, le añadiremos poquito a poco (el resultado es un arroz entre paella y caldoso, de ahí arroz meloso, -no teniendo nada que ver con ninguno de los dos-); es un guiso que tiene su propia personalidad; a mitad de proceso añadiremos el conejo previamente cocido y reservado, y cuando el arroz empiece a dar el almidón que es cuando espesa, estará listo. Como indicación el tiempo de cocción del arroz estará entre 15 y 20 minutos.
Observación: Este dato es importante, el resultado final ha de ser ni caldoso ni seco: ¡meloso!.