20/4/16

Costillas asadas al horno

Ingredientes:

1 kilo de costillas de cerdo cortadas en una pieza
cuatro patatas medianas
1 vaso de vino blanco
½ vaso de agua
pimienta negra de molinillo
tres hojas de laurel
orégano (no molido)
aceite de oliva
pastilla de caldo
sal
Elaboración:
Hacemos tres trozos, a lo largo, la pieza de costillas, las salpimentamos y espolvoreamos ligeramente de orégano por ambos lados, las untamos bien de aceite de oliva con un chorreoncito de vino blanco. Las dejamos macerar unos 15 minutos, poniéndolas a escurrir posteriormente.

En una fuente de horno, ponemos el vaso de vino el ½ vaso de agua en la que habremos desleído la pastilla de caldo, las hojas de laurel y las patatas que habremos (una vez lavadas y peladas) cortado en lonchas de 2 centímetros aproximadamente y salpimentado. Sobre las patatas colocamos las costillas y habiendo precalentado el horno (180º), introducimos la fuente. El primer tiempo de asado será de unos 25 minutos, pasado este tiempo sacamos la fuente y damos la vuelta a las costillas y las regamos con su jugo continuando el proceso de asado otros 25 minutos, más o menos, ya controlando para que las costillas se doren. Cuando veamos que están en su punto las sacamos del horno y listo.

18/4/16

Cochinillo asado al horno

Ingredientes:

Un cochinillo de entre 4 ½ kilos o cinco.
O medio cochinillo
sal
aceite de oliva o manteca de cerdo
pimienta negra de molinillo (opcional)
agua
Elaboración:
lavar al chorro con agua fría por dentro y fuera hasta dejarlo blanquito.
Colocarlo sobre una tabla de cocina y abrirlo por la mitad de cabeza a rabo con cuidado de no romper la piel.
En una bandeja de horno o cazuela de barro, colocamos unas tablillas o similar para evitar que el cochinillo toque el agua, echamos un vaso de agua, ponemos el cochinillo encima y de espalda, salpimentamos por dentro y lo metemos al horno que habremos precalentado a 200ºC.
Pasadas dos horas, más o menos, sacamos el cochinillo, añadimos agua a la cazuela pues se habrá consumido y le damos la vuelta, picoteando con cuidado la piel para evitar bolsas de aire. Lo untamos con manteca derretida y una brocha de cocina por todo el lomo y lo metemos al horno una hora más aproximadamente.
En la media hora final, estaremos atentos por si fuera necesario proteger con papel de aluminio las orejas y/o patas para evitar que se quemen.
Por último, cuando veamos que está la piel está dorada y crujiente lo sacamos del horno y listo para comer.

El jugo resultante del asado lo podemos servir en una salsera, muy caliente, aparte.