19/11/13

Gambas al ajillo en tortilla de pan

Ingredientes:
150 g. de gambas peladas
4 dientes de ajo
1 guindilla
2 cucharadas de aceite de oliva
3 rebanadas de pan
sal
En una sartén ponemos aceite de oliva (2 cucharadas) y salteamos la guindilla y los ajos, laminados previamente, hasta que estén doraditos cuidando no quemarlos así como tampoco la guindilla; añadimos las gambas y un poco de sal rehogando todo unos diez minutos transcurrido el cual apartamos la sartén del fuego. Añadimos el pan troceado a mano y con el culo de un plato plano aplastamos ligeramente el pan para que empape el aceite, volteamos el conjunto con la sartén -como hacemos con la tortilla de patatas- sobre el plato -o cazuela de barro- en el que las vamos a servir y listo.

18/11/13

Melva en aceite de oliva

Ingredientes:
1 pieza de melva de 750g
2 hojas de laurel
1 cebolla mediana
aceite de oliva
8 granos de pimienta negra
1 diente de ajo
2 rodajas de limón
sal
2 palitos de hinojo
Pedir en la pescadería que nos den la pieza de melva sin cabeza, sin tripas y cortada en tres trozos o rodajas.
En una olla ponemos agua con las hojas de laurel, una cucharadita de aceite de oliva, el diente de ajo, sal, la cebolla y una raja de limón y la llevamos a ebullición, dejándola hervir unos diez minutos. Agregamos la melva y la pimienta negra, retirando la raja de limón que habíamos puesto anteriormente, ajustamos de sal para que el pescado esté en su punto y dejamos que cueza unos quince minutos. Transcurrido el tiempo señalado ponemos a escurrir la melva desechando el resto de ingredientes de la cocción. Cuando nos permita manipular el pescado sin quemarnos, quitaremos la piel y todas las raspas a las rodajas de melva procurando obtener trozos completos del lomo, una vez eliminadas las raspas -esto hay que hacerlo de forma muy minuciosa- en un recipiente de cristal dispondremos los trozos de lomo de melva y los cubriremos con aceite de oliva, poniendo encima la otra rodaja de limón que habremos reservado, y lo dejaremos en el frigorífico un par de días.

Para comerla, sacaremos los trozos que queramos tomar y los dejaremos a temperatura ambiente para que el aceite se “descongele”, en este punto podemos disponer unos palitos de hinojo sobre el aceite que le imprimirán un suave toque aromático.